27-05-2019

Descubre Girona, una ciudad que no puedes perderte.

Descubre Girona, una ciudad que no puedes perderte.

Girona esta súper bien conectada en transporte público con Barcelona, puedes ir, o bien, en tren  desde la estación de Sants, con frecuencias cada media hora o una hora, dependiendo de la franja horaria del día, o bien, en autobús desde la estación Norte de autobuses, en ambos casos, el tiempo que tardaras en llegar será de una hora y media o una hora y cuarenta y cinco minutos aproximadamente, a no ser, que quieras probar el tren de alta velocidad, conocido como  AVE y solo tardarás cuarenta minutos en llegar.

Puedes ir y volver en el día, pues como os hemos comentado ya, la ciudad es pequeña, y recorrer las sus calles históricas y sus lugares más emblemáticos puede hacerse perfectamente en un día, pero si queréis descubrirla a fondo tendréis que pasar un fin de semana; encontráis opciones de alojamiento en la ciudad desde 65€ y existe una gran y variada oferta. No vamos a descubriros todo lo que ofrece esta ciudad, pues podríamos escribir un libro, os vamos a proponer un pequeño paseo que os anime a visitarla.

Os contaremos que Gerona es una ciudad a la que atraviesa el rio Onyar, y que el puente de piedra sobre este rio será el comienzo del paseo, pues desde este puente empiezan las Ramblas de Gerona, llenas de terrazas y cafeterías con mucho ambiente, caminaremos hasta la Rambla Francesa y llegaremos a la plaza más pequeña del mundo, La Plaza del Raïms. Caminaremos por el casco antiguo recorriendo la Plaça del Vi, Carrer de les Ferreries Velles, Carrer dels Mercaders, son calles realmente bonitas y peatonales. Desde allí proponemos ir a las escaleras de la iglesia de Sant Martí, un lugar precioso que se llena de color y vida durante la exposición al aire libre de Girona Temps de Flors; se abre al público y las escaleras se convierten en una gran alfombra floral, como prácticamente todas las calles de la ciudad. Temps de Flors se realiza cada año durante el mes de mayo y vas a querer volver a ver como toda la ciudad se convierte en un decorado de color con flores por todas partes.

De allí nos dirigimos al barrio judío, uno de las mejores conservados de occidente pero que cuando la ciudad se expandió, sus habitantes prefirieron vivir en las nuevas viviendas alrededor del casco antiguo, así que las casas quedaron prácticamente vacías y allí se instalaron los judíos. Y desde aquí por la calle Força llegamos a la catedral de Gerona, con una gran escalinata que solo consigue subir, sin hacer una parada, aquél que está en forma, así que, aquí os dejamos descansando o bien entrando a descubrir el gran templo, aunque tienes que saber que la entrada es de pago.

Esperamos haber conseguido despertar tus ganas de visitar y seguir paseando por esta ciudad, donde además, degustar la gastronomía catalana es un auténtico placer para cualquiera.

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Aceptar
Medidas de prevención COVID19 en los pisos para estudiantes +info